Login button img
Estudia
Practica
Pregunta

Agentes infecciosos

16 años > Ciencias para la ciudadanía > Bienestar y salud

1- Patógenos 

Las enfermedades infecciosas son causadas por agentes infecciosos, los cuales también son llamados patógenos. La mayoría son microscópicos, pero algunos pocos son más grandes, tienen distinta forma y pueden ser unicelulares o multicelulares. 

Los agentes infecciosos son todas aquellas entidades biológicas capaces de producir una enfermedad en un huésped u hospedero que esté predispuesto. 

 

1.1- Bacterias
Las bacterias son organismos microscópicos, por lo que solamente son visibles con un microscopio, ya que miden entre 0,5 a 5 µm. Tienen distintas formas, por lo que pueden ser esféricas, alargadas o espirales. 

Todas son procariotas, es decir, no poseen membranas internas ni organelos con funciones específicas, por esto se les consideran organismos simples. 

No todas son patógenas, pero las que causan infecciones se adhieren e invaden las células de los hospederos como Salmonella typhi, Neisseria gonorrhoeae, y los géneros Legionella, Mycobacterium, Rickettsia, Chlamydia, y Chlamydophila, replicándose de forma intracelular. Algunas especies de Brucella, Salmonella typhi y Neisseria gonorrhoeae son patógenos intracelulares facultativas. Pero la mayoría prefiere vivir fuera de las células del huésped. 

Se caracterizan por poseer pared celular y debido a esto se pueden clasificar mediante la tinción de Gram. Esta técnica de tinción sirve para ver mejor a las bacterias bajo el microscopio y se basa en la distribución del peptidoglicano de la pared celular que las envuelve. Las bacterias Gram positivas poseen una pared celular gruesa con varias capas de peptidoglicano en donde se inserta la tinción, observándose un color violeta intenso. En cambio, las bacterias Gram negativas tienen una pared más delgada con menos capas de peptidoglicano y una segunda membrana rica en lípidos, lo que repele a la tinción observándose un color rosado claro.

El aporte práctico de esta tinción está relacionado con el uso del antibiótico que se escogerá. El antibiótico más eficaz será aquel que sea capaz de atravesar la pared celular bacteriana dependiendo si se trata de una Gram negativa o positiva. 

 

 

La amoxicilina es un antibiótico de prescripción común para la neumonía, la bronquitis, la otitis bacteriana y otras infecciones del tracto urinario o la piel. La azitromicina se utiliza para tratar algunas ETS, bronquitis, neumonía, infecciones de pulmones, piel, senos nasales, garganta y órganos sexuales. La ciprofloxacina se usa para tratar infecciones como la gonorrea, la fiebre tifoidea, diarrea, inhalación de ántrax, entre otras enfermedades. La doxiciclina se usa para tratar el acné, la rosácea, infecciones de los ojos, el sistema linfático, el aparato digestivo, urinario y reproductor. 

 

 

1.2- Virus

Los virus son partículas moleculares microscópicas que infectan células. Miden alrededor de 20 a 300 nm, siendo mucho más pequeños que una bacteria.  

No se consideran seres vivos, ya que no son capaces de reproducirse ni fabricar proteínas por sí solos, considerándose parásitos obligados de sus huéspedes. Los huéspedes que infectan pueden ser animales, vegetales o incluso bacterias.

La mayoría están formados por el material genético (en forma de ADN o ARN), el cual está cubierto por una cápside proteica y alrededor de esta estructura se encuentra una envoltura lipídica. Pero debemos destacar que existen formas diversas, algunos tienen estructura de hélice, pueden ser casi esféricos, filamentosos, complejos con colas o coronas de proteínas. 

 

 

Al poseer material genético pueden evolucionar y mutar de forma rápida. Lo anterior genera que los virus se adapten y cambien según las condiciones. Debido a esto, durante la historia de la humanidad se han producido grandes pandemias de origen viral, que han costado millones de vidas, como el Ébola, el Sida o la Viruela.

Lamentablemente, existen vacunas solo para un grupo reducido de enfermedades virales. En muchas otras infecciones que no se tiene la cura se tratan los síntomas o se utilizan antivirales para que no infecten a otras personas, manteniendo a raya a estos patógenos. 

Existen vacunas para la Influenza estacional, la Poliomielitis, el Sarampión, la Rubeola, las Paperas, la Viruela, el Rotavirus, el Papiloma humano, etc.

Los antivirales usados para combatir la Hepatitis B son el Adefovir, Entecavir, Lamivudina, Telbivudina y el Tenofovir. En el caso de la Hepatitis C se administran Sofosbuvir, Ribavirina y Dasabuvir. Para el Virus herpes simple se suelen recetar el Aciclovir y valaciclovir. Algunos medicamentos relacionados con la transcriptasa reversa en el tratamiento del VIH son Zidovudina, Tenofovir, Abacavir, Nevirapina y Lamivudina. En la Influenza A y B se usan Oseltamivir y Zanamivir.

 

 

1.3- Hongos
Las micosis son enfermedades infecciosas causadas por hongos microscópicos. 

Los hongos microscópicos del tipo Ascomycetes suelen medir entre 2 y 10 µm de ancho y 4 y 50 µm de largo. Todos son organismos eucariontes, es decir, poseen un núcleo delimitado por una doble membrana y otros organelos con funciones específicas.  

Las enfermedades fúngicas se pueden clasificar en micosis superficiales (si atacan a las mucosas y la piel), subcutáneas y profundas o invasoras.  

Las micosis exógenas se contagian al inhalar los conidios presentes en el aire, lo que se pueden asentar en los pulmones, multiplicarse en los alveolos y de ahí diseminarse a otros órganos. Otras vías de entradas de estos tipos de micosis son a través de la sangre por agujas, instrumentación de cirugía o catéteres, mediante la ingestión de los conidios y su colonización en el aparato digestivo, a través del contacto de los hongos presentes en el suelo o el excremento de animales. Por otro lado existen micosis endógenas, en donde ciertos hongos que pertenecen a la microbiota normal del ser humano logran colonizar otros lugares viajando a través del torrente sanguíneo. 

Las personas con un sistema inmunológico debilitado están más propensas a sufrir micosis y estás por lo general son difícil de eliminar. Se utilizan antimicóticos de vía oral, cuando son infecciones graves o de forma tópica cuando se aplica el medicamente directamente en el área afectada.

Para la mayoría de las micosis se utiliza la Anfotericina B. Para la Candidiasis, que es una infección superficial en la boca, la vagina o la piel se usa Fluconazol. En el caso de la Aspergilosis, una micosis que afecta principalmente los pulmones, se utiliza Anidulafungina, Caspofungina o Micafungina. La esporotricosis es una infección que entra por una herida punzante, afectando a la piel y los ganglios linfáticos, para estos casos se recomienda el Itraconazol. La micosis llamada Pie de atleta se trata con los antimicóticos Clotrimazol, Miconazol o Tolnaftato.

 

 

1.4- Protozoos
Los protozoos son organismos parásitos microscópicos unicelulares de tipo eucarionte. 

Se pueden transmitir gracias a un vector, como por la picadura de un mosquito o a través de la vía fecal-oral, al consumir agua o alimentos contaminados. 

Los protozoos que infectan a los humanos se pueden clasificar en 4 grupos, según su movilidad:

 

1.4.1- Amebas
Un ejemplo es la Entamoeba histolytica que produce la amebiasis, una infección que causa diarrea leve hasta disentería. En otras ocasiones puede infectar al hígado y al pulmón derecho. Es común en regiones del planeta con poco saneamiento y condiciones socioeconómicas bajas, como por ejemplo en América Central y del Sur, parte de África e India. Para tratar esta infección se usa el Metronidazol y el Tinidazol. 

 

 

1.4.2- Flagelados
La leishmaniasis es causada por un flagelado, que puede causar lesiones cutáneas crónicas, mutilación de la nariz y el paladar o aumento en el tamaño del hígado y el bazo. Es transmitido por un pequeño insecto que vive cerca del agua. Esta infección esta diseminada por todo el mundo, dependiendo de la especie de Leishmania. Para lesiones cutáneas simples en Europa y Asia se utiliza una inyección de Estibogluconato de sodio, en cambio en Estados Unidos se usa paromomicina tópica. Para terapia sistémica se utiliza Miltefosina, Anfotericina B liposómica, Desoxicolato de anfotericina B.

 

1.4.3- Ciliados
El Balantidium coli es el único ciliado que afecta a los humanos y produce la Balantidiasis. Aunque esta infección tiene una distribución global, se hace más común en zonas pobres de países tropicales y subtropicales. Se transmite por el agua y la comida, los cuales contienen quistes procedentes de las heces de los animales contaminados. Sus síntomas son diarrea con períodos de estreñimiento o en otros casos disentería que produce deshidratación y muerte. Para su tratamiento se utiliza Tetraciclina y Doxiclina.

 

1.4.4- Esporozoos
Varias especies de  Plasmodium causan paludismo o malaria, una infección que es propagada por un mosquito llamado anopheles. Al ingresar al cuerpo se dirige al hígado afectando a los hepatocitos y luego a los glóbulos rojos. Esta infección es endémica en África, India, parte de Asia, las Coreas, América central, el Caribe y zonas de América del sur. El tratamiento depende de la especie de Plasmodium, pero es común utilizar un régimen de cloroquina, quinina o mefloquina y terapia combinada basada en artemisina, la combinación fija de atovacuona y proguanilo.

 

1.5- Helmintos
Los helmintos son organismos multicelulares que tienen una etapa de vida libre y otra parasitaria. Son un grupo de gusanos invertebrados que parasitan a los humanos. Cuando son adultos se pueden observar a simple vista, tiene simetría bilateral, son alargados y sin extremidades, pueden medir desde milímetros a metros, según la especie. 

Se pueden subdividir en 3 subgrupos: los platelmintos o gusanos planos, los nematodos o gusanos redondos y los acantocéfalos o gusanos de cabeza espinosa.

Las helmintiasis son una de las infecciones más comunes transmitidas por el suelo y afectan sobre todo a poblaciones pobres y desfavorecidas de África subsahariana, América, China y Asia oriental. Se transfieren por el contacto con los huevecillos de los parásitos eliminados en las heces de la persona infectada, las cuales a su vez contaminan el suelo al no existir un alcantarillado que elimine las aguas servidas.  

Los gusanos al alimentarse de la sangre hacen que el cuerpo pierda hierro y proteínas, otros causan pérdida de sangre en el intestino lo que lleva a tener anemia. Por otro lado, causan que se absorban mal los nutrientes, que se pierda el apetito, se genere diarrea y disentería. 

Los medicamentos recomendados por la OMS y otras organizaciones son Albendazol y Mebendazol, ya que son de administración en dosis única, no requieren una medida del peso del paciente y pueden ser administrados por personal no médico (como profesores), siendo extremadamente seguros.

 

 

Comparte este contenido:

Todo el contenido y material en este sitio es propiedad de Wited y está protegido por derechos de autor.

La reproducción, distribución o uso sin permiso está prohibida y es ilegal. Se permite la referencia sin uso comercial solo con atribución adecuada y enlace a la fuente original.

Fecha de publicación: 05/14/2024

Última edición: 06/05/2024

Contáctate con nuestro equipo comercial

Completa tus datos y cuéntanos para qué te gustaría cotizar Wited

No tienes acceso a este recurso

Para usar este recurso necesitas iniciar sesión o crear una cuenta.

favicon wited

Resuelve tus dudas con los profesores de Wited

Crea tu cuenta o inicia sesión para que nuestros profesores te ayuden

Escribe tu pregunta

*Necesitas una cuenta para hacer preguntas