Login button img
Estudia
Practica
Pregunta

Ética y moral: Semejanzas y diferencias

17 años > Filosofía > La ética permite evaluar y mejorar los supuestos de nuestros actos

1- Introducción

Es muy probable que alguna vez te hayas enfrentado a la compleja situación de tener que encubrir a un amigo o una amiga en alguna travesura inocente (o no tan inocente) y te hayas preguntado si lo que hacías estaba bien o no. Tal vez te has cuestionado ciertas formas de actuar y por qué están catalogadas como “buenas” o “malas”. Pues bien, lo hacemos porque somos seres pensantes. Lo hacemos porque podemos hacerlo y porque debemos.  

Nos encontramos constantemente en disyuntivas que nos hacen sopesar algunas alternativas y nos obligan a elegir, finalmente, la que consideramos mejor. Pero ¿qué es lo que nos hace valorar algunas alternativas por sobre las otras? ¿somos realmente libres de escoger lo que nos dé la gana o estamos, de alguna manera, condicionados (tenemos condiciones)?  ¿escogemos siempre lo que consideramos un “bien”?, y si es así, ¿cómo es que, en ocasiones, las consecuencias de nuestros actos “no son buenas”?

Probablemente ya te lo has preguntado, o por lo menos han surgido en ti algunos cuestionamientos similares a los que intentaremos dar respuesta aquí. 

 

 

2- La moral y la ética

El ser humano se cuestiona y razona antes de actuar (o es lo que se espera que haga, por lo menos, la mayor parte del tiempo), por lo que sus acciones son plenamente libres, en el sentido de que lo que hace es producto de una decisión tomada luego de buscar algunas otras alternativas; sus actos son producto de su voluntad. En contraste, y si observamos a los animales, podemos notar que sus acciones están prácticamente programadas; el animal responde mayormente a estímulos del entorno y el instinto es lo que lo hace actuar de determinada manera; no hay libertad en sus acciones. En este punto llegamos a una idea central y fundamental en materia de moral: la libertad. Pero antes de profundizar, vamos a acudir a las definiciones, que permiten delimitar el tema del que aquí tratamos. 

 

 

La palabra moral proviene del latín mores, que se traduce por “costumbre”. Podemos decir que la moral es el sistema de normas que surge de las costumbres y que establece una sociedad determinada. Está directamente dirigida a la acción del individuo, y su objetivo es orientar esa conducta hacia lo que se considera “bueno”. Por otro lado, en el mismo ámbito está la ética. La palabra ética proviene del griego ethos, que podemos traducir tanto por “carácter” o “hábito”, y es aquello relativo a las costumbres. La ética conforma sistemas teóricos de comportamiento y por esto es que la ética es relativa a las costumbres, porque la teoría orienta a la conducta: existen acciones morales y teorías éticas sobre esas acciones.  

 

La ética está unos pasos más alejada de la acción, en comparación con la moral, pues a partir de la reflexión de las acciones conforma la teoría. Así, la ética estudia los fundamentos de aquel sistema de normas que pretende orientar la conducta del individuo.

 

2.1- La moral: dimensiones social y personal
Cuando hablamos de moral, tenemos dos aproximaciones que debemos incluir para comprenderla. Como se dijo anteriormente, la moral se entiende como ese sistema de normas que pretende orientar la conducta del individuo en la sociedad (pues, de no ser el ser humano un ser social, no requeriría regular su actuar con códigos en común con otros). Este sistema de normas es aceptado y practicado por esa sociedad en general; hasta aquí hablamos de la moral en su dimensión social. Pero también existe una dimensión personal de la moral, y es la aceptación y justificación que hace el individuo en particular acerca del cumplimiento o no de esas normas morales. El sistema de normas -social-, posee normas generales, que cada individuo decide practicar o no; aquí es dónde hablamos de la dimensión personal de la moral, y es donde podemos reconocer claramente a la libertad como condición fundamental. Si el ser humano no tuviera la posibilidad de elegir su forma de actuar, si su vida y sus acciones no fueran otra cosa que la respuesta instintiva ante ciertos estímulos, sus actos -y sus consecuencias- no serían su responsabilidad. Por consiguiente, la libertad del ser humano es lo que permite que sus actos sean calificables de buenos o malos, en términos morales. Y es consecuencia de esa libertad que el ser humano sea el único responsable de sus actos voluntarios, pues no hay más razón de la realización de ese acto que el de la propia decisión del individuo. 

 

2.2-  La ética: reflexión y teoría sobre la moral
Si la moral es un sistema de normas que orienta y regula la conducta del individuo en la sociedad, la ética, como dijimos antes, será la reflexión teórica y, por lo tanto, la búsqueda de los fundamentos de ese sistema de normas y de sus valores

Recapitulemos. Hablamos de que, como seres humanos pensantes, razonamos nuestras acciones, las escogemos entre otras posibles; vale decir, nuestras acciones son producto de nuestra decisión. Y, avanzamos aún más; dijimos que podemos decidir porque es condición del ser humano la libertad. Es por esto mismo que nuestros actos, en tanto libres, traen consigo, como consecuencia, la responsabilidad acerca de ellos. 

 

En base a esto podrías reflexionar en torno a la frase “la intención es lo que vale” 

¿Estás de acuerdo con esa proposición?

 

Las decisiones que tomamos por nuestra condición de seres pensantes y libres, están tomadas siempre en función de lo que consideramos el “bien”, es decir, lo que consideramos “bueno” (todos escogemos lo que creemos que es lo mejor, para los fines que sea que estemos persiguiendo). Nunca escogemos la peor alternativa, independiente de que los resultados, después de escoger, sean pésimos o nefastos. No obstante, a veces nos equivocamos (suele ocurrir), sopesamos mal las alternativas o no las consideramos todas. 

Ahora bien, ¿qué es lo que entendemos por “bien”? ¿Acaso todos tenemos la misma apreciación de lo “bueno”? ¿Todos nuestros propósitos se mueven por la misma idea del bien? He aquí una reflexión propia de la ética. 

 

 

 

3- El motor de la voluntad; diferentes éticas 

Cuando hablamos de ética, estamos refiriéndonos a las reflexiones acerca de la moral, como acabamos de mencionar y por esto mismo existen diferentes formas en que estas reflexiones se aproximan a fundamentar la moral. 

Desde los inicios de la filosofía han existido corrientes que han intentado sentar las bases para elaborar sistemas morales, y que basaban sus reflexiones en aquello que podemos identificar metafóricamente como “motor de la voluntad”. Entre estos “motores de la voluntad” podemos mencionar:

  • La felicidad (eudeimonismo), donde se plantea que el individuo busca, con cada elección que realiza, la felicidad (ya sea propia, de su familia, de la comunidad, o de un ser amado, por ejemplo). 
     
  • El placer, o la evitación del dolor (hedonismo, utilitarismo). 
     
  • La virtud como aquello que incita a realizar determinados actos (estoicismo). 

Estas corrientes y escuelas éticas de la época clásica de la filosofía y otras más modernas, han ido evolucionando en otras diversas formas de fundamentar o explicar la moral. Pero lo que tienen en común es que son éticas materiales, es decir, fundamentan el sistema moral y sus normas en función del objetivo a alcanzar: el Bien. La acción será denominada buena o mala en términos morales según sus consecuencias (ya sea la búsqueda de la felicidad, del placer, de la virtud, la sabiduría, etc.).

Por otro lado, encontramos las éticas formales que no se abocan a fundamentar normas particulares de la moral, sino que, con pretensiones de universalidad, buscan establecer lo correcto o incorrecto de la acción en función del sentido de deber. Lo que hará que una acción sea correcta es que la motivación de esa acción esté orientada al cumplimiento de las normas, está dentro de los parámetros del deber, es decir, es correcta porque respeta ciertos principios éticos

El siguiente esquema sintetiza lo que hemos estudiado en este contenido:

 

Comparte este contenido:

Todo el contenido y material en este sitio es propiedad de Wited y está protegido por derechos de autor.

La reproducción, distribución o uso sin permiso está prohibida y es ilegal. Se permite la referencia sin uso comercial solo con atribución adecuada y enlace a la fuente original.

Fecha de publicación: 06/03/2024

Última edición: 06/05/2024

Contáctate con nuestro equipo comercial

Completa tus datos y cuéntanos para qué te gustaría cotizar Wited

No tienes acceso a este recurso

Para usar este recurso necesitas iniciar sesión o crear una cuenta.

favicon wited

Resuelve tus dudas con los profesores de Wited

Crea tu cuenta o inicia sesión para que nuestros profesores te ayuden

Escribe tu pregunta

*Necesitas una cuenta para hacer preguntas